Barquisimeto: La capital musical y crepuscular de Venezuela 465 años de historia

En la región centro occidental del país se ubica la capital musical y crepuscular de Venezuela, Barquisimeto, la principal ciudad del estado Lara, que celebro este 14 de septiembre 465 años de su fundación.

En la región centro occidental del país se ubica la capital musical y crepuscular de Venezuela, Barquisimeto, la principal ciudad del estado Lara, que celebro este 14 de septiembre 465 años de su fundación.

Barquisimeto es una de las ciudades más emblemáticas y queridas del país. En su área metropolitana conviven 7 parroquias del Municipio Iribarren y tres del Municipio Palavecino. Su importancia radica en el centro de las comunicaciones, de la industria y la agricultura del centro-occidente de Venezuela.

Ciudad con mucha historia

El valle donde se ubica la ciudad estuvo habitado durante siglos por distintas etnias, tales como los Axaguas, los Caquetíos, los Gayones y Jiraharas, entre las cuales predominaban los Caquetíos, cuya lengua principalmente pertenecen la mayoría de los topónimos larenses que se mantienen.

Barquisimeto fue fundada en 1552 por Juan de Villegas, con el nombre de  “Nueva Segovia de Barquisimeto”, y la ciudad fue mudada en varias ocasiones hasta su fundación definitiva en el año de 1563.

Se dice que su nombre tiene origen en los aborígenes, según el explorador alemán Nicolás Federmann, los cuales solían llamar a la ciudad Variquicimeto, que se traduce como “río de color ceniza”, con el cual los indígenas de la zona distinguían a la corriente fluvial cercana a la ciudad.

Finalmente, Barquisimeto cambia de ubicación en 1563, ocupando el altiplano donde se encuentra actualmente. Con este nuevo sitio comienza a desarrollarse la ciudad, convirtiéndose en una población adelantada en cuanto a su aspecto colonial.

Arquitectura variada

Barquisimeto, como en la mayoría de las ciudades del país, posee una arquitectura colonial interesante, pero también se pueden observar obras importantes de la arquitectura moderna. Un buen ejemplo de esto es su Catedral, la cual fue diseñada por John Bergcamp.

La ciudad posee variados museos tales como el de Historia, el Arqueológico y Paleontológico y el de Barquisimeto.

Este último fue inaugurado en 1983 en la antigua sede del Hospital La Caridad, cuenta con diez salas donde se observan obras de artistas de la zona, así como exhibiciones de colecciones y obras de otros museos.

El símbolo tradicional de Barquisimeto es su obelisco, que se encuentra al oeste de la ciudad en la vía hacia Carora y Maracaibo.

Posteriormente surgió otro icono que es La Flor de Venezuela, que fue el pabellón de Venezuela en la exposición Internacional de Hannover del año 2000, elaborado por el arquitecto Fruto Vivas, denominada inicialmente la “Flor de Hannover” por su forma.

Sin embargo, el más reciente fue el inmenso monumento denominado “el Manto de María”, dedicado a la Divina Pastora, la patrona de Barquisimeto, que fue inaugurado en enero de 2016.

Platos típicos 

Como toda buena región de Venezuela, Barquisimeto se destaca por su deliciosa gastronomía, que van desde sopas a bebidas espirituosas. A continuación se mencionarán una de las más importantes.

Mondongo de chivo: es una especie de sopa elaborada con cabeza, tripas y espinazo de chivo. A lo anterior se le añaden legumbres, verduras y especias durante la cocción. El sabor es único.

Olleta de gallo: es una sopa de origen español que ha sido modificada por las costumbres criollas. Entre sus ingredientes destacan pequeños trozos de carne de res, marrano, vino dulce, verduras y especias.

Mute larense: es una preparación muy similar al mondongo. Se prepara con las entrañas del chivo (preferentemente su cabeza) y se acompaña con verduras y papas.

Tostada caroreña: es uno de los platos más típicos de la capital del municipio Torres, Carora. Su composición está basada en una arepa refrita rellena con pat’e grillo. A su alrededor, ocupan lugar protagónico los chicharrones de marrano, la ensalada de tomate, lechuga, aros de cebolla y aguacate, caraotas, tajadas y papas fritas.

Acemita tocuyana: este manjar propio de la región tocuyana es una delicia al paladar. Se dice que la palabra acema o acemita significa “flor de la harina o pan hecho con levadura”.

Queso de mano: es un queso que posee una preparación muy especial. Primero, se vacía la leche de vaca en receptáculos de cuero crudo. Luego, se le agrega cuajo de res para densificarlo y, ya cuajado, se parte en trozos. Se deja reposar por unas horas y finalmente se moldea en forma de rolo o disco.

Cocuy: es una bebida elaborada con la planta del  Agave (cocuy) cocinada, fermentada y destilada. Después de sacarle las hojas y la cabeza, es horneada a fuego lento para concentrar sus azúcares y fermentar el licor. Sin lugar a dudas, es un patrimonio vital para la región.

Capital musical llena de cultura

Barquisimeto es considerada la capital musical de Venezuela, por la afición que tienen los habitantes por la música. Entre los exponentes de este arte se encuentra: Santoral y Carota, Ñema y Taja, dos agrupaciones musicales de trayectoria en la ciudad, que mezclan el folclore barquisimetano con ritmos nuevos.

Cabe mencionar que en esta ciudad nació el reconocido director de orquestas de Venezuela, Gustavo Dudamel. 

En este estado tienen relevancia los Carnavales Internacionales de Barquisimeto, donde se observan gran variedad de carrozas, y espectáculos artísticos musicales de reconocida trayectoria.

En torno a Barquisimeto y por migración también en la ciudad son practicados “Los Tamunangues” o fiestas devocionales a San Antonio de Padua, como pago de promesas a favores recibidos.

El hogar de la Divina Pastora

En la ciudad de Barquisimeto tiene presencia una de las manifestaciones católicas más importantes de América Latina, como es la celebración de la Divina Pastora, cuya procesión es la segunda más multitudinaria de Latinoamérica después de la Virgen de Guadalupe.

Cada 14 de enero, Barquisimeto atrae a una gran multitud de feligreses de todas partes del país. Se ha contabilizado más de dos millones y medio de personas en cada temporada, lo que demuestra que además de ser la Patrona de los larenses, la Divina Pastora representa la segunda devoción mariana más grande del mundo.

El comienzo de la veneración por la Divina Pastora se remonta al año de 1736, fecha en que el párroco de Santa Rosa encargó a un famoso escultor que le hiciera una estatua de la Inmaculada Concepción. No obstante, por una extraña equivocación, en lugar de la Inmaculada, llegó al pueblo la imagen de la Divina Pastora.

De inmediato el párroco quiso devolverla, pero por mucho que lo intentaron, no pudieron levantar el cajón donde habían colocado la imagen. A partir de este momento la población interpretó este raro acontecimiento como señal de que la Divina Pastora quería quedarse entre ellos.

Posteriormente, durante los sucesos del terremoto de 1812, el templo donde se veneraba la Divina Pastora fue destruido, pero su imagen quedó milagrosamente intacta, hecho que reforzó la creencia de los fieles de Santa Rosa, de que la Virgen quería quedarse siempre entre ellos para protegerlos.

Fuente de Globovision

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: